Con el renacer de un ser vivo cargado de apariencias y vivencias, surgen un sin fin de ocurrencias que para muchos son parte fundamental de su vida, (este no es mi caso en particular). Buscamos lo inverosímil de nuestras emociones en los mas ilusionados sueños, ahogamos pasiones en los marcos de la soledad, buscamos motivos que nos hagan reír y llorar, robamos esperanza a aquellos que solo buscan la felicidad, ¡si! así es! aunque cuesta creer estas palabras somos vividores de emociones cada día nace un sentimiento y al final de la tarde uno muere y cae a los pies de la derrota ( cobarde derrota y miseria desplegada en mi horizonte). A quienes no conocían esta parte de mi, a quienes viven pensando que no conozco el mundo que me rodea y el que me espera detrás de la puerta, solo les digo lo siguiente: Yo soy quien esta detrás de la puerta esperando que tu duermas en mi lecho para cobrar tu cuenta pendiente y así sanar la herida que escondida va entre mi pecho; O acaso pensáis que podría olvidar semejante canallada, acaso pensaste que no levantaría mi cara y te vería de frente sin miedo a saltar la balda. Te has equivocado nuevamente y solo quedan las miserias de mi inconcebibley agotada paciencia (pobre de ella vivió lo suficiente para morir desesperada y sin auge ni motivo). Y vuelven ángeles a martirizar mi mente y arogar por tu inmunda y perdida alma que agoniza en mis manos( y yo esperando a que por fin des tu ultimo suspiro) pero noto que eres fuerte; que eres indomable ysabes como lo se? porque todo eso me perteneció a mi y tu con artimañas y mentiras lo robaste e hiciste uso de tuinfluencia sobre mi afectado corazón, que no te pedía mas de lo que podíasdar, que no pedía mas allá que una caricia y encontró un puñal que le indico su triste final. Ahora bien, ve mi cara y siente mis pasos, no escondas tu mirada que con tuputrefacta apariencia que no da para más si no para mi incansable deseo de verte caer, de verte sufrir y caer en los más truncos y marginales senderos de tu ultimo recorrido. Cae la noche con su negro antifaz y tu sentado a mis pies pidiendo que no te deje morir, a lo que te respondo: Tu decidiste morir, yo era quien sostenía el pedestal donde veías y disfrutabas mi interminable dolor; y así tu partida daba final a la derrota que te toco sobrellevar, porque se que ¡no has muerto! vives en algún lugar donde la oscuridad pueda ocultar las heridas que te causo mi sucesor. No se a donde vas... pero si de donde vienes y que buscas...

Escrito por: Javier Ochoa Ferrer.

Escrito: a los 7 días del mes de octubre del año 2004.

Fecha de publicación: 15 de julio del 2006.